“Yo estaba en la terraza luchando con la luna.” (Lorca)

 

El poeta pintó sus propios versos.

Los míos se escapan entre los dedos.

¿Qué vi? Un gran puzle flotante…

 

Un muro de ladrillos de vallas alambradas

esconde en su castillo un desfile de balas.

Memoria a los caídos en grafittis sin habla,

imágenes que dicen más de lo que se callan.

 

Retumba con ritmo el eco de un saxo,

la voz, la trompeta, clarinete…Jazz.

Retumba con sí-sí-la-la-ba-bas ambiguas

en la corona residencial de mansiones y patios.

 

Volando se alza un puente de cables,

pegamento del alto puzle, alto. Alto.

Senderismo arquitectónico.

Reto gravitatorio.

“¡Eco!”

 

Desde la isla olvidada hasta la isla anhelada,

por las frías aguas hasta la luz del mundo.

Viento que vuela libre. Pájaros simbólicos.

Mundo de iconos, contrastes y contradicciones.

Imponente coloso, ¿qué piensas?

¿Qué sientes? ¿Te abriga la llama?

 

El aroma de carros de comida a mi paso,

el contraste entre el oro y el humilde asfalto

y aceras inundadas del olor a fracaso

evidencian los lujos del más afortunado

por las doradas sendas del ostentoso ocaso

tras la sombra de colinas que tocan el espacio.

 

Ciudad de contrastes, ombligo del ombligo.

Tierra de inmigrantes, sedimentos de olvido.

 

Altas colinas, un placer

me despido,

 

Isabel.

Isabel Sánchez H.

(29/11/2015)

 

A %d blogueros les gusta esto:

Isabel Sánchez H.

"Cazadora de un resplandor etéreo. Vuela."