Alcohol. Apuestas. Pecado.

¡Bienvenidos a la capital del infierno!

¡Glamour, bodas, paraíso!

¡Bienvenidos a su antónimo cielo!

 

Entre nieve encontró Armijo caminando

manantiales y veredas de verdura

un oásis, ¡dulce hallazgo!, en el desierto,

fuente de agua cristalina en la espesura.

 

Todo pasa y nada pasa en este limbo

alto, ostentoso y sorprendente,

variado, animado y excesivo.

El eco de las voces de los mitos

resuena, entre las fichas y monedas,

bajo réplicas colecciones de países,

sobre manteles de exquisited bordada en seda.

 

El espectáculo brilla en las fuentes,

en las calles, en los escenarios,

como brilla la luna cuarto creciente

que las abejas en Noviembre fabricaron.

A %d blogueros les gusta esto:

Isabel Sánchez H.

"Cazadora de un resplandor etéreo. Vuela."