Versos geográficos

“Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía”. (José Vasconcelos)

 

 


En medio de la nada

En medio de la nada

  En medio de la nada están sus coordenadas, En medio del desierto, bañada de petróleo. En medio de la nada subsisten sus calzadas   Anómalas, agrietadas por los todoterrenos.   En medio de la nada encuentro tu mirada, Y en medio, tu pupila, y en medio su reflejo. En...

Reino alado

  Con emoción y sin maletas llegué a un paraíso; paredes ilusorias y nubes corredizas, morada de elementos celestiales: Los Ángeles - serafines del plasma habítanlo; y un camino poblado de baldosas estrelladas, que las pisan seguidores y venerados, ambos mortales;...

Indiana

Indiana

  Fue hace tiempo; era Acción de Gracias y yo daba las gracias por volar lejos de estepicursores y falacias... Me aguardaban el recuerdo y la amistad: Kristin, Laura, Becca y Sam.   Recuerdo gélidos instantes con calidez, arte, cultura, monumentos (el Círculo a los...

La tierra del encanto

La tierra del encanto

  Érase una vez la tierra del encanto, vasta tierra de bandera sencilla y nombre novedoso. Cuatro esquinas crecen al andar por este Estado.   En la gruta de Carlsbad nos adentramos, vislumbrando un museo de estalagmitas, arrecife de antiguos fósiles de calcita es...

«Rainbowstone»

«Rainbowstone»

  Parques nacionales: senda de rocas aleatorias y variopintas. Relieves de sensaciones. Vida salvaje: bisontes, osos, ciervos, pumas, rapaces, venados, lobos, dueños de su supervivencia. Piedras arcoiris:    ROJO: Pasamos bajo el arco del Cañón Rojo, de alas de hierro...

Verde y blanca D.C.

Verde y blanca D.C.

  Verde y blanca, no es una adivinanza: detrás de los arbustos, se ve la piedra clara. Verde y blanca, de fachadas neoclásicas. Su nombre preside su historia rebelada; su urbe homenajea a otros cuarenta y tres - a unos más que a otros - y a sus guerras también....

Ciudad en la colina

Ciudad en la colina

  Vagabundea buscando a Anabel en su delirio entre calles de Boston, ahogado en su licor; arrastra una maleta de la que brotan libros y en vez de a su Anabel, fue un cuervo lo que halló.   "Nunca más", dijo el cuervo, volando de ese nido. Abandono su pluma y me...

A %d blogueros les gusta esto:

Isabel Sánchez H.

"Cazadora de un resplandor etéreo. Vuela."